Prohíben a los supermercados franceses tirar comida a la basura

frutas-y-verduras-a-domicilio_71ae60e0e_3

Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

A partir del 1 de julio del 2016, los supermercados franceses de más de 400 metros cuadrados no podrán tirar a la basura los productos perecederos: deberán donarlos a organizaciones dedicadas a la alimentación animal o a la fabricación de abonos agrícolas. De ese modo el gobierno francés busca reducir a la mitad el despilfarro de alimentos para el año 2025. Para lograrlo ha obtenido el apoyo unánime de la Asamblea Nacional.

La medida se inscribe tiene como marco la Ley de Transición Energética, cuyo objetivo es la reducción a la mitad del consumo de energía para 2050. La ministra de Ecología Ségolène Royal lidera el proyecto, que prevé promover las energías renovables, el transporte eléctrico y una renovación de la edificación, así como la limitación del uso de la energía nuclear.

La prohibición de tirar los alimentos obedece a una enmienda del ex- ministro socialista de Agricultura, Guillaume Garot, un político comprometidos desde hace años en la batalla contra el despilfarro alimentario: “Ver las botellas de lavandina desparramadas en las basuras de las grandes superficies con alimentos consumible es escandaloso”, declaró Garot a la agencia France Presse.

Según datos del Ministerio de la Ecología, en Francia se tiran a la basura 20 kilos de comida por persona y año. La FAO considera que se despilfarra hasta un tercio de los alimentos para consumo humano. En total, se desperdician 1.300 millones de toneladas al año que producen 3.300 toneladas de dióxido de carbono. En realidad, según esa institución internacional, la mitad de los alimentos se desperdician en su camino del campo al plato. Francia está comprometida en esta lucha desde que en 2010 se puso en marcha un grupo de trabajo sobre el tema. Sus conclusiones, adoptadas hace tres años, son similares a las que ahora se introducen en la ley, aunque lo que se pretende es el compromiso de toda la cadena de producción y distribución alimentaria. En un comunicado, la Federación del Comercio y la Distribución lamentó la aprobación de estas medidas aunque asegura que ya colaboran con ONG para donar los alimentos que no se venden. «La ley se equivoca de objetivo y de tema», dice el comunicado. «Las grandes superficies solo representan el 5% del desperdicio total alimentario y genera nuevas normas».

Otro de los puntos importantes de la ley será el de generar conciencia en las escuelas sobre la necesidad de controlar el despilfarro de alimentos.

Fuente: El País

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Palabras clave: , ,



¿Qué opinás?

Your email address will not be published.